.. realizar la busqueda ..
 
Inicio  > La Huesca del siglo XVII           
 
  Enlaces de Interés
Instituto de Estudios Altoaragoneses Lastanosa
imprimir
LA HUESCA DEL SIGLO XVII

 

Presentamos a continuación, en forma sintética, las características principales de la Huesca del siglo XVII desde un punto de vista demográfico, social, económico, religioso y cultural. Les acompaña una Cronología específica de la Huesca de esta centuria. 

Como complemento a los materiales sobre la Huesca del Barroco hemos preparado también una amplia Cronología general de la historia de la ciudad, de unas 20 páginas en total, que esperamos resulte de utilidad para contextualizar un siglo como el XVII, tan importante en el devenir histórico de Huesca.

 

La Huesca del siglo XVII

Huesca era en el siglo XVII una ciudad de 5.000 ó 6.000 habitantes, que vivió durante esta difícil centuria uno de los periodos más brillantes de su historia, sobre todo desde el punto de vista cultural. 

Alegoría de la ciudad de Huesca (grabado de Francisco de Artiga -hacia 1679-)

La historia oscense y aragonesa del siglo XVII está acotada por dos graves crisis:

1. Las alteraciones de 1591, con la entrada del ejército de Felipe II en el Reino y la decapitación del Justicia de Aragón.

2. La Guerra de Sucesión, iniciada tras la muerte en 1700 de Carlos II, el último monarca de la Casa de Austria, y la llegada a España de una nueva dinastía, los Borbones. Durante la Guerra de Sucesión se abolieron los Fueros de Aragón y quedaron suprimidos los antiguos Concejos aragoneses, incluido el de Huesca.


A mediados del siglo XVII, Huesca se vio afectada también por graves crisis políticas y demográficas: la guerra de Cataluña (1640-1652) y la terrible peste de 1651-52, que acabó en pocos meses con una cuarta parte de la población.

En Huesca, como en las demás ciudades del Antiguo Régimen, las actividades agrícolas y ganaderas tenían un papel primordial. En esta época, curiosamente, las viñas eran en Huesca uno de los cultivos más importantes. Los términos de la ciudad se regaban gracias a un antiguo sistema de azudes, acequias y albercas, basado en los ríos Isuela y Flumen. A fines del siglo XVII se inició la construcción de la obra cumbre de los regadíos oscenses, el pantano de Arguis, uno de los más antiguos de España. Huesca era también un centro de producción artesana e intercambio comercial, si bien de importancia local.

A la cabeza de la ciudad se encontraba una oligarquía cuyos miembros, titulares en ocasiones de pequeños señoríos situados por lo general en las cercanías de Huesca, eran dueños de numerosas propiedades urbanas y rústicas,. A dicha oligarquía pertenecían pequeños nobles e infanzones, mercaderes o antiguos mercaderes y miembros de profesiones liberales como los notarios. Sus componentes copaban los puestos del Concejo y en buena parte también los más rentables beneficios eclesiásticos (los canónigos de la Catedral, entre otros).

La mayor parte de la población la constituían los trabajadores del campo (pequeños propietarios agrícolas, hortelanos, jornaleros) y artesanos y trabajadores de los más diversos oficios. En cuanto a las mujeres, seguían ocupando una posición subordinada. Su participación en el Concejo o la Universidad, por ejemplo, era aún inconcebible. Finalmente estaban los pobres, cuyo número aumentaba extraordinariamente con cada crisis de subsistencia, y los marginados. Entre estos, los moriscos oscenses (pocos en número ya), que fueron expulsados de Huesca, como en el resto de España, a comienzos del siglo XVII.

 

Casas de la Ciudad o Casas Comunes -Ayuntamiento de Huesca. La fachada se construyó en 1610-12-

El Concejo oscense estaba presidido por el Prior de Jurados y el Justicia de Huesca. La mayoría de los cargos municipales se renovaba anualmente cada 31 de octubre, víspera de Todos los Santos. El Concejo tenía en el siglo XVII competencias muy amplias: podía administrar justicia (en la ciudad y en diversos lugares de la comarca) o armar milicias concejiles. El mejor ejemplo de ello lo constituye el edificio del Ayuntamiento, llamado entonces “Casas de la Ciudad” o “Casas comunes”, en el que había, entre otras dependencias ya desaparecidas, una cárcel, una armería y una capilla.

Este antiguo Concejo, que hundía sus raíces en la Edad Media, llegó a su fin a comienzos del siglo XVIII, durante la Guerra de Sucesión. Lo sustituyó un Ayuntamiento similar a los de Castilla, en el que el control de la Corona era mucho mayor, dirigido por un Corregidor militar y doce Regidores oscenses de carácter vitalicio.

Huesca era una ciudad episcopal. Sin embargo, la diócesis oscense tenía mucha menor extensión que en siglos anteriores, ya que en 1571 había sido desmembrada para crear los obispados de Jaca y Barbastro. En la ciudad existían cuatro parroquias (Catedral, San Pedro el Viejo, San Lorenzo y San Martín) y gran número de conventos, tanto masculinos como femeninos. Precisamente, en el siglo XVII se fundaron numerosos conventos; al menos nueve: jesuitas, cistercienses, dos de carmelitas calzadas, carmelitas descalzos, carmelitas descalzas, capuchinos, capuchinas y agustinos. El número de clérigos y religiosos ascendía en Huesca a unas 500 personas, un sorprendente 10% de la población total.

Huesca era también una ciudad universitaria. En la Universidad oscense, además de la Escuela de Gramática, en la que los niños cursaban estudios preparatorios (latín y autores clásicos, fundamentalmente), existían cinco Facultades: Artes o Filosofía; Leyes o Derecho Civil; Derecho Canónico; Teología; y Medicina. En el siglo XVII la Universidad acometió importantes obras: la construcción de su Teatro o Paraninfo en la década de los 30, y la edificación de una nueva y singular sede a partir de 1690; se trataba de un edificio octogonal –actual Museo de Huesca-, diseñado por Francisco de Artiga, un destacado miembro del Círculo lastanosino.

 

 

La Universidad fue quien trajo, en el año 1575, la imprenta a la ciudad. El siglo XVII constituye justamente la época más brillante de la imprenta oscense. La imprenta de la Universidad fue regentada sucesivamente por Juan Pérez Valdivielso, Joaquín Oldersum, Pedro Blusón y Juan Francisco Larumbe y sus descendientes. Pero además trabajaron en Huesca otros dos importantes impresores: Pedro Cabarte y Juan Nogués, éste último conocido sobre todo por haber publicado en la ciudad varios libros de Baltasar Gracián.

El patrimonio arquitectónico y artístico representa un magnífico testimonio de la importancia del siglo XVII en la historia de Huesca. A esta centuria pertenecen la fachada del Ayuntamiento (1610-1612); la iglesia de San Lorenzo (1607-1624) y su notable sacristía, en la que destaca un ciclo de pinturas de Antonio Bisquert sobre la vida de San Lorenzo; la capilla del Santo Cristo de los Milagros en la Catedral; la iglesia de Santo Domingo (1687-1695); o el edificio octogonal, ya comentado, de la Universidad de Huesca.



Huesca en el siglo XVII. Cronología

Además de esta Cronología específica se puede consultar igualmente, como hemos señalado, una Cronología general de la historia de Huesca, mucho más amplia.


1605.- Llegada de los jesuitas a Huesca.

1607.- Nacimiento de Vincencio Juan de Lastanosa.

1607.- Se inicia la construcción de la iglesia de San Lorenzo, el patrón de la ciudad.

1609.- Grandes fiestas para recibir de Francia las reliquias de San Orencio, obispo de Auch, a quien las tradiciones oscenses hacían hermano gemelo de San Lorenzo.

1610.- Expulsión de los moriscos. Terminaban así nueve siglos de presencia del Islam en tierras de Huesca.

1612.- Se publica en Huesca un libro, cuyo autor es Pedro Aznar, en el que se defendía dicha expulsión. Su título: Expulsión justificada de los moriscos españoles.

1610-12.- Construcción de la fachada del Ayuntamiento.

1614-15.- El hambre, provocada por una severa sequía, y las epidemias causan una elevada mortandad en la ciudad.

1618.- Se publican en Huesca dos breves obras sobre los cometas aparecidos ese año.

1619.- Primera historia de Huesca, escrita por Francisco Diego de Aynsa: Fundación, excelencias, grandezas y cosas memorables de la antiquísima ciudad de Huesca.

1621.- Exequias por la muerte de Felipe III. El nuevo monarca es su hijo, Felipe IV.

1624.- Se termina la construcción de la iglesia de San Lorenzo.

1624.- Cierra sus puertas el burdel municipal (la Casa del público), que llevaba funcionando casi un siglo. Estaba situado en la entrada principal de la ciudad, la de Zaragoza.

1624.- Firma del contrato para la construcción de la casa de comedias.

1625.- Concluyen las obras de la capilla del Santo Cristo de los Milagros, en la Catedral.

Años 30.- La Universidad construye su Teatro o Paraninfo.

1640-1652.- Guerra de Cataluña. La cercanía del conflicto, e incluso el riesgo de invasión (los franceses llegaron a conquistar Monzón), obligan a la ciudad a una importante movilización económica y militar.

1650.- Palestra numerosa austríaca. Certamen poético, que tuvo por escenario la Catedral, para celebrar el matrimonio de Felipe IV con su sobrina Mariana de Austria.

1651-52.- Una terrible epidemia de peste mata a una cuarta parte de la población de la ciudad.

1657.- El agua de la fuente de Bonés, en la cabecera del Flumen, es trasvasada al otro río oscense, el Isuela, para regar los términos de la ciudad.

1658.- Grandes fiestas en la ciudad por el nacimiento del Infante Felipe Próspero, hijo del rey Felipe IV y Mariana de Austria.

1662.- Fiestas en Huesca en honor de la Inmaculada Concepción.

1665.- Exequias por la muerte de Felipe IV. El nuevo soberano es su hijo de cuatro años, Carlos II.

1681.- Se publican en la ciudad dos obras sobre el espectacular cometa aparecido a finales del año 1680. El autor de una de ellas es Francisco de Artiga.

1681.- Muerte de Vincencio Juan de Lastanosa, a los 74 años.

1686.- Fiestas en Huesca por la conquista a los turcos de Buda, en tierras húngaras, por las tropas imperiales.

1686-87.- Inicio de la construcción del pantano de Arguis, según proyecto de Francisco de Artiga..

1687.- Una gran plaga de langostas se abate sobre los campos oscenses.

1687-1695.- Construcción de la iglesia de Santo Domingo

1690.- Primera piedra del edificio octogonal de la Universidad (actual Museo de Huesca), diseñado por Francisco de Artiga.

1696.- Exequias por la muerte de Mariana de Austria.

1700.- Exequias por la muerte de Carlos II, último rey de la Casa de Austria. Le sucede Felipe V, con quien se inicia en España la dinastía de los Borbones.

1705-1711.- Guerra de Sucesión en Huesca. Durante la misma, Felipe V suprime el antiguo Concejo oscense y lo sustituye por un Ayuntamiento similar a los castellanos, presidido por un Corregidor, al principio militar, nombrado por el rey y doce Regidores oscenses de carácter vitalicio. Nace así una nueva Huesca, en la que se acuartelan tropas de forma regular y se recaudan impuestos mucho más severos.

imprimir

volver   
  Instituto de Estudios Altoaragoneses                               Tel: 974 294 120                               lastanosa@iea.es