.. realizar la busqueda ..
 
 
  Enlaces de Interés
Instituto de Estudios Altoaragoneses Lastanosa
imprimir
CATÁLOGOS

 

El manuscrito U-379 de la Biblioteca Real de Estocolmo

Es conocido también como Catálogo Sparvenfeldt, ya que fue el erudito sueco Joahannes Gabriel Sparvenfeldt (1655-1727) quien lo llevó a su país tras un viaje a España. En la Biblioteca Real de Estocolmo se conserva otro manuscrito de Lastanosa que llegó también a Suecia gracias a Sparvenfeldt. Se trata de un códice que contiene la Crónica del obispo Lucas de Tuy -el Tudense- (en el título se lee, sin embargo: Las coronicas de Sant Ysidoro, Arcebispo de Sevila).

La presencia de este catálogo de la Biblioteca de Lastanosa en Estocolmo fue dada a conocer en 1916, junto a una breve reseña de su contenido, por Paul Högberg (“Manuscrits espagnols dans les bibliothèques suédoises”, Revue Hispanique, Tomo XXXVI, Nueva York, 1916, pág. 377-474). Del mismo se ocupó también Ludwig Pfandl en 1929 (“Der Lastanosa-Katalog”, Zentralblatt für bibliothekswesen, XXXVII, 1920, pág. 269-274).

Ricardo del Arco no llegó a tener noticia de su existencia. Y por tanto este catálogo de Estocolmo no aparece reseñado en sus fundamentales estudios sobre Lastanosa. En 1960, por fin, Karl-Ludwig Selig lo publicó (The library of Vincencio Juan de Lastanosa, patron of Gracian, Ginebra, 1960), en lo que constituyó un hito crucial en el desarrollo de los estudios lastanosinos. Selig, no obstante, editó únicamente la parte del manuscrito que tenía que ver con libros y manuscritos. No dio a conocer, así, la relación, más breve, de las cartas geográficas, los instrumentos científicos y las medallas, monedas y antigüedades de las colecciones lastanosinas, que también forma parte del mismo


Estructura del manuscrito:

1. Preliminares:

Siete ex-libris impresos de Lastanosa, en una misma página. Son de tres tipos diferentes.

Grabado de Jerónimo Aguesca con el escudo de los Lastanosa y los de ocho familias emparentadas con ellos.

Otro ex-libris impreso.

2. Catálogo de los libros, por orden alfabético (f. 1-87).

Los libros están agrupados, por el nombre del autor o por su título, bajo cada una de las letras del abecedario. El catálogo de Estocolmo difiere en esto de la Narración de lo que le pasó a don Vincencio Lastanosa a 15 de octubre del año 1662 con un religioso docto y grave, la otra fuente documental que se ocupa por extenso de la Biblioteca lastanosina, ya que en ella los libros están reunidos por temas. De cada uno de los libros se proporciona, por lo general, autor, título, formato y lugar y fecha de publicación.

3. Memoria en la que se detallan otros objetos de las colecciones lastanosinas (f. 96-106) -de esta parte Selig solo publicó lo relativo a los manuscritos-:

Cartas geográficas (f. 96-99).

Instrumentos “matemáticos” (f. 100).

Medallas, monedas y otras antigüedades (f. 101-104).

Manuscritos y otros papeles curiosos (f. 105-106).

4. Anexos finales (f. 108-118).

Obras latinas (f. 108-109).

Obras francesas (f. 110).

Obras en latín sobre reinos y estados -44 en total- (f. 112-113). Esta lista figura también en la Narración de 1662.

Obras de carácter misceláneo (f. 114).

Memoria de los libros que me trajo en abril de 1647 el Doctor Juan Francisco Andres, Coronista del Reyno de Aragon (f. 115r.-116r.).

Libros que imbió Juan de Garriz en abril de 1647 (f. 116v.).

Libros que me restitueyen en nobiembre de 1662 (f. 117r.).

Libros que se me dan o ferian y los a de acer buenos en la quenta que llebo con quien me los da (f. 117v-118r.).


Fecha de composición:

Nuestra hipótesis es que la mayor parte del manuscrito se redactó en torno al año 1640. A partir de entonces se añadieron, en caligrafías claramente distintas a la inicial, nuevas entradas de libros y manuscritos. Las últimas de dichas anotaciones se hicieron, según parece, hacia el año 1662.

El manuscrito U-379 de la Biblioteca Real de Estocolmo constaba, originalmente, de dos partes bien diferenciadas (cada una de ellas comienza con una inicial de gran tamaño -la A y la T-, acompañadas por un dibujo):

El Catálogo de los libros por orden de alfabeto (f. 1-87)

La Memoria de las cartas geográficas, instrumentos matemáticos, medallas, monedas y antigüedades, y manuscritos y otros papeles curiosos (f. 96-106)

Para fechar la composición del manuscrito, el hecho fundamental es que en los listados alfabéticos de libros hay, en todos ellos, un momento en que la caligrafía cambia de forma clara. La caligrafía inicial, además, coincide con la de la Memoria -sólo en el caso de los manuscritos existe, como en los libros, un añadido final de caligrafía distinta (véase el f. 106v.)-.

Parece razonable suponer que esta caligrafía uniforme, presente tanto en el Catálogo de los libros como en la Memoria pertenece al momento de composición del volumen. Dicha caligrafía corresponde con la numeración original del volumen, interrumpida justamente en el folio 107, al final de la relación de manuscritos.

La forma de datar dicha composición inicial resulta de rastrear los libros de fecha más avanzada en cada uno de los listados, hasta el cambio de caligrafía. Los tres volúmenes de fecha más alta son, de esta forma, de 1636 (letra M; nº 718 de la edición de Selig), 1637 (letra B; nº 129) y 1640 (letra T; nº 924); se trata, en este último caso, de la obra F. Thomas Vazquez. Sumario del catecismo de la fe catolica. Çaragoza 1640. 8º. Esta fecha, el año 1640, es así la que debe postularse, con cierta aproximación, como la de redacción del manuscrito.

En las dos décadas siguientes se añadieron nuevas entradas de libros, así como los anexos finales. En efecto, los libros publicados en los años 40 y 50 del siglo XVII aparecen en los listados alfabéticos solo a partir del cambio de caligrafía. Los libros de fecha más alta son, en este segundo caso, de los años 1656 (letra I; nº 473 y 604 de la edición de Selig; y letra Q; nº 857) y 1658 (letra D; nº 237).



El Catálogo extractado en 1769 por Félix Latassa

En el año 1769, cuando el manuscrito que acabamos de reseñar se encontraba hacía tiempo en Suecia, el bibliógrafo aragonés Félix Latassa extractó en Zaragoza un segundo Catálogo manuscrito de Libros o Biblioteca de Lastanosa, actualmente perdido; Latassa afirma haberlo visto “original en folio 8º en casa de don Josef Monge de Zaragoza”. Dicho extracto se conserva en la Biblioteca Pública de Huesca (Memorias literarias de Aragón, manuscrito nº 77, pág. 6-11 y 13-17).

Félix Latassa sólo copió una pequeña parte de los libros incluidos en ese catálogo perdido, que estaban ordenados de forma alfabética (“entresacaremos algunos”, dice). Sí transcribió en su integridad, por el contrario, lo relativo a las cartas geográficas, instrumentos, medallas, monedas y antigüedades de Lastanosa, que, al igual que en Estocolmo formaba parte de este catálogo zaragozano. Latassa, así pues, copió las partes que Karl-Lugwig Selig no publicó en 1960. Al poder comparar ahora la relación de cartas, instrumentos, medallas, monedas y antigüedades presentes en la Biblioteca Real de Estocolmo con la copia realizada por Félix Latassa a partir del catálogo perdido de Zaragoza se ha comprobado que son idénticas. Ello permite plantear la hipótesis de que Lastanosa, como ocurre con otras importantes descripciones de su palacio, jardines y colecciones, de las que existieron también dos ejemplares, hizo redactar dos copias del catálogo de su Biblioteca.

El extracto de Félix Latassa fue publicado por Ricardo del Arco en dos ocasiones (“Noticias inéditas acerca de la famosa biblioteca de Don Vincencio Juan de Lastanosa”, Boletín de la Real Academia de la Historia, Tomo LXV, 1914, pág. 321-342 y La erudición aragonesa en el siglo XVII en torno a Lastanosa, Madrid, 1934, pág. 199-215). Del Arco fechaba el Catálogo extractado por Latassa en el año 1635, datación aceptada unánimemente desde entonces, pero que tal vez haya que replantear en el futuro.



Narración de lo que le pasó a don Vincencio Lastanosa a 15 de octubre del año 1662 con un religioso docto y grave
(Hispanic Society of America, manuscrito B-2424, f. 52-79)

De este Narración, además del ejemplar de Nueva York, existe una segunda copia en la Biblioteca Nacional de España –manuscrito 18.727-55-.

En el mismo, los libros que poseía Vincencio Juan de Lastanosa, a diferencia del catálogo de Estocolmo, que es de carácter alfabético, están agrupados por materias:

El origen de la escritura, los alfabetos, ortografía, diccionarios de diversas lenguas, gramáticas y retóricas (f. 52v.-53r.).

Historia. Son historias de España, universales, de ciudades, familias nobles o varones ilustres (f. 53v.).

Ciencias, oficios y entretenimientos, en su sentido más amplio. Forman un bloque muy extenso (f. 54r.-61r.), en el que encontramos:

Geografía y cartografía.
Astronomía y astrología, con una mención a las “nuevas maravillas” descubiertas en el Sol con el helioscopio de Kircher y en la Luna con el binóculo inventado por el capuchino Rheita.
Hidrología y cartas de marear.
Perspectiva y óptica. Lastanosa se refiere aquí a los instrumentos ópticos (como microscopios primitivos, que “aumentan los objetos”) y espejos que poseía.
Tratados de pintura y arquitectura.
Obras sobre relojes, incluido un manuscrito escrito por el jesuita Jaime Alberto para enseñanza de Lastanosa.
Libros de carácter militar.
Música.
Adiestramiento de caballos, montería y cetrería.
Juegos de manos, naipes, damas y ajedrez.
Artes mecánicas, como las de los sastres o cerrajeros.
Filosofía natural.
Agricultura y jardines.
Peces, aves y animales.
Minerales y piedras.
Medicina, cirugía y veterinaria.
Química y alquimia.

Filosofía moral y fábulas morales (f. 61r.).

Jeroglíficos, emblemas, símbolos y empresas (f. 61r.-v.).

Obras de carácter político (f. 61v.-64v.). Entre ellas, 49 tratados en latín sobre los distintos reinos y estados de Europa (y también sobre el Imperio turco, la India mongola o Persia).

Las obras completas de Baltasar Gracián, calificado como la “gloria de nuestro siglo” (f. 64v.).

Manuscritos de carácter histórico y político reunidos por Juan Garriz (f. 64v.-65r.).

Derecho civil y canónico (f. 65r.).

Obras de carácter religioso (f. 65r.-v.).

Manuscritos, que “dan gran lustre a la Librería” (f. 66r.-68r.). Se dividen en: 

Sacros (Sagradas Escrituras, un libro de Ezequiel, un Nuevo Testamento, libros hebreos).

Profanos y letras de humanidad (entre ellos, un Séneca, la vida de Alejandro Magno por Plutarco, comentarios de los Fueros de Aragón, Leyes de Castilla, una Crónica de Navarra, un Bocaccio en italiano, un libro de antigüedades del Duque de Villahermosa, poesías de Garcilaso y Boscán, cinco tomos de poemas reunidos por Francisco Antonio Fuser, que fue maestro de Lastanosa, papeles árabes, chinos y japoneses…).

Manuscritos de Juan Francisco Andrés de Uztarroz, que daban “sumo realce a esta Librería” (f. 68r.).

Libros de numismática (f. 69v.-72r.), referidos al hablar de las monedas que se guardaban en los escritorios de la Biblioteca.

 

 

imprimir

volver   
  Instituto de Estudios Altoaragoneses                               Tel: 974 294 120                               lastanosa@iea.es