.. realizar la busqueda ..
 
 
  Enlaces de Interés
Instituto de Estudios Altoaragoneses Lastanosa
imprimir
1669-1679

 

El príncipe, los cargos y el sucesor

Vincencio Juan de Lastanosa mantuvo unas interesantísimas relaciones, culturales y seguramente también políticas, con Juan José de Austria (1629-1679), hijo ilegítimo de Felipe IV, que fue una de las personalidades más destacadas de la España del siglo XVII. Juan José de Austria y Lastanosa se conocieron en 1669, cuando este le dio la bienvenida como representante de la ciudad de Huesca tras su nombramiento como Virrey de Aragón.

El testimonio más notable de las relaciones entre ambos lo constituye un manuscrito de abril de 1675, del que se conservan ejemplares en el Museo de la Casa de la Moneda y la Biblioteca Nacional, titulado Medallas romanas explicadas que ofrece y dedica al Serenísimo Señor Don Juan de Austria Vincencio Juan de Lastanosa . El mecenas oscense dibuja y comenta en el mismo una veintena de monedas imperiales romanas que le había regalado el Virrey. Los vínculos de Lastanosa se extendieron también a su secretario, Francisco Fabro Bremundan, quien visitó en 1673 el museo lastanosino.

En las Medallas romanas explicadas, Lastanosa se declara “hechura” de Juan José de Austria, término que en el siglo XVII aludía a los clientes políticos de un personaje poderoso. Varios indicios apuntan, en efecto, al carácter político de las relaciones entre Lastanosa y el príncipe. El 31 de octubre de 1675, fecha en que Juan José de Austria anunció en la capital aragonesa su marcha a la Corte en un nuevo intento de hacerse con el poder, Vincencio Juan se encontraba justamente en Zaragoza, pese a que ese mismo día resultó elegido Prior de Jurados. En el verano de 1676, cuando Madrid era un hervidero político, Lastanosa permaneció al menos dos meses en la capital de la Monarquía, quizás como agente del bastardo real; pensemos que se trata del único viaje documentado del mecenas oscense fuera de Aragón, y que este abandonó Huesca aún estando al frente del Concejo como Prior de Jurados. Lastanosa, en cualquier caso, aprovechó su estancia en Madrid para adquirir libros, obras de arte y otros objetos para sus colecciones. Finalmente, en enero de 1677, cuando Juan José de Austria marchó desde Zaragoza a Madrid, acompañado de un verdadero ejército, para convertirse por fin en Primer Ministro, Lastanosa estuvo ausente durante la mayor parte de ese mes de las sesiones del Concejo oscense.

Lastanosa tuvo los cargos más importantes en sus últimos años. En 1671-72 fue Diputado del Reino de Aragón. En ese año, en el que permaneció como era preceptivo en Zaragoza (y recordemos que Juan José de Austria se encontraba también en la capital aragonesa como Virrey), Vincencio Juan de Lastanosa ordenó el Archivo del Reino. En 1675-76 ostentó el cargo de Prior de Jurados, la principal magistratura del Concejo oscense junto al Justicia de Huesca. La carrera concejil de Lastanosa, de manera quizá sorprendente, fue relativamente modesta. Su abuelo Juan Baraiz y Vera había sido Justicia una vez y Prior otras cuatro; incluso sus hijos, Vicente Antonio y Juan Francisco Lastanosa, tuvieron comparativamente cargos concejiles más importantes que los suyos. Por último, durante la celebración de las Cortes de Aragón de 1677, y seguramente gracias a sus relaciones con Juan José de Austria, Lastanosa fue nombrado Gentilhombre de la Casa del rey Carlos II. Se trataba de un cargo honorífico, que no obligaba al anciano mecenas a residir en la Corte.

En febrero de 1675, Juan José de Austria dio licencia a Lastanosa para casar a su hijo y heredero Vicente Antonio. Dicho matrimonio venía a solucionar, en principio, una complicada situación familiar. A comienzos de 1669, cuando Vincencio Juan de Lastanosa llevaba viudo un cuarto de siglo, sus cuatro hijos varones estaban en religión: Hermenegildo, el primogénito, era fraile cartujo; José Paulino, prior de la iglesia de San Lorenzo; Juan Francisco, beneficiado en San Pedro el Viejo; y Vicente Antonio, el menor de los cuatro, racionero en San Lorenzo. En 1675, con treinta y un años y tras abandonar la carrera eclesiástica, Vicente Antonio Lastanosa se casó con Ana Francisca Montemayor, sobrina de otro destacado altoaragonés del siglo XVII (y amigo de Lastanosa, quien le cedió en su testamento el uso y disfrute de su biblioteca): Juan Francisco Montemayor, que había desarrollado una larga y exitosa carrera como jurista en América. Del matrimonio entre ambos no nació sin embargo hijo alguno, con lo que la sucesión familiar siguió estando en el aire. Vicente Antonio Lastanosa escribió, durante los últimos años de vida de su padre, un sentido elogio de este titulado Habitación de las musas, recreo de los doctos, asilo de los virtuosos ; en este breve panegírico figura por ejemplo un dato que no aparece en ningún otro texto, el de que Lastanosa tradujo del francés los Elementos químicos de Jean Béguin.

imprimir

volver   
  Instituto de Estudios Altoaragoneses                               Tel: 974 294 120                               lastanosa@iea.es