.. realizar la busqueda ..
 
Inicio  > Vincencio Juan de Lastanosa > Museo > Pinturas           
 
  Enlaces de Interés
Instituto de Estudios Altoaragoneses Lastanosa
imprimir
PINTURAS


Para la colección de pinturas de Vincencio Juan de Lastanosa, y las de otros coleccionistas aragoneses contemporáneos suyos, véase el artículo de Arturo ANSÓN NAVARO, “La pintura en las colecciones de Vincencio Juan de Lastanosa”, en Vincencio Juan de Lastanosa (1607-1681). La pasión de saber, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2007, p. 109-115 (abrir pdf del artículo).

En palabras de Arturo Ansón, la colección de pinturas de Lastanosa era “moderamente elevada en cantidad [debía de pasar de las ochenta obras], variada en temas y bastante representativa de los gustos pictóricos de su tiempo, decantándose por la pintura italiana y española, más que por la flamenca o nórdica, con pocos ejemplos”.

En cuanto a la temática, Lastanosa tenía prácticamente de todo: pintura religiosa (aunque no era, ni mucho menos, predominante, a diferencia de lo habitual en las colecciones nobiliarias españolas), retratos, especialmente de antepasados y miembros de su familia, figuras de hombres y mujeres ilustres, pintura mitológica, paisajes, flores y escenas de género.


Entre los artistas representados, por medio de originales o copias, estaban:

Pintores europeos: Tiziano, Tintoretto, Caravaggio, Rafael, Rubens, Durero, Guido Reni, Lucas van Leiden, Spranger, Luca Cambiaso, Paulo Schepers, Paulo Bril, Camilo, Spaderino, Rous, Niflora, Chapron.

Pintores españoles: Ribera, Ribalta, Jusepe Martínez, Bestard, Rafael Pertús, Luis de Vargas, Orfelín, Pedro Urzanqui, Orrente, Collantes, Miguel de San Juan.

Las estancias del palacio lastanosino en que estaban expuestas las pinturas eran:

Camarín del primer descanso de la escalera principal

Entresuelos.

Cuarto bajo, con una representación de la Justicia de grandes dimensiones (5,7 por 3,8 metros), que costó en Venecia 3.000 reales.

Salón de retratos, con antepasados de Lastanosa, su propio retrato y el de su mujer Catalina Gastón y un gran lienzo con el escudo familiar, además de otras pinturas

Una habitación en la fachada sur, con retratos femeninos (Santa Teresa de Jesús, Lucrecia, Cleopatra y la Vizcondesa de Torresecas).

Galería de pinturas, en la fachada posterior del palacio, a la que se abrían cuatro balcones.

La habitación de los doce emperadores.

El oratorio o capilla, con representaciones de San Lorenzo y San Vicente, los patrones de Huesca, y un lienzo presidiendo el retablo, copia de Guido Reni.

La biblioteca, en la que había retratos de Hómero y Séneca.

El jardín, con pinturas de carácter mitológico (Vertumno y Flora, Júpiter y Juno, el dios Neptuno, además de una representación del pájaro ibis).

Se conocen mal las vías por las que todas estas obras llegaron a Huesca o se dispersaron tras la muerte de Lastanosa:

Para la llegada de las pinturas, un personaje importante, del que aún se sabe poco, pudo ser Juan de Garriz, cuyas cartas a Vincencio Juan de Lastanosa trataban “de libros, de su compra, de compra de mapas, de estampas, de cuadros y pinturas, y otras que hizo hacer a Jusepe Martínez y Orfelín, etc., de compras a estos de otras cosas”.

La única pintura de la colección lastanosina que, prácticamente, permaneció en Huesca a la muerte de Vincencio Juan de Lastanosa fue una réplica o copia de una Piedad napolitana de Ribera, con la que los descendientes del mecenas oscense decoraron el retablo de la capilla familiar en la iglesia de Santo Domingo. En 1878, sin embargo, un pintor extranjero obtuvo permiso para hacer una copia de dicha réplica; y al terminar de pintarla, se llevó consigo el lienzo que perteneció a Lastanosa, dejando en su lugar su propia copia, que es la que hoy se encuentra en esta iglesia oscense.




Referencias a las pinturas de Lastanosa



Genealogía de la Noble Casa de Lastanosa (Biblioteca Nacional de España, manuscrito 22.609, f. 270):


“Y de las obras en que ostentan los profesores de las artes liberales más sus primores, como de pinturas y perspectivas y esculturas, lo más raro”.



Catálogo de la Biblioteca de Lastanosa (Biblioteca Real de Estocolmo, manuscrito U-379, f. 103):


“Muchas pinturas de excelentes pintores antiguos y modernos, y entre ellas algunos originales de los más famosos que ha celebrado el mundo.

Una urna, tres fuentes o fruteros y buena cantidad de platos, todo de artificioso colorido y dibujo, de mano de los famosos pintores Rafael de Urbino y Rous Florentino, su contemporáneo y pintor del rey [en blanco] de Francia [estos platos se mencionan también en Juan Francisco Andrés de Uztarroz, Descripción del palacio y los jardines de Vincencio Juan de Lastanosa –Hispanic Society of America, manuscrito B-2424, f. 37v.-, al hablar de la galería de pinturas: “hay algunos barros y fruteros, salvillas, platos y urnas de excelente y primoroso colorido que igualan a las porcelanas de oro modernas, y en el dibujo las exceden, por ser de Rafael de Urbino y de su contemporáneo Ros Florentino”; Andrés de Uztarroz habla, además, de otra “urna” atribuida a Rafael que formaba parte de las colecciones lastanosinas (f. 26v.-27r.): “hay una grande urna de barro, labrada en la ciudad de Urbino y pintada en la oficina del famoso Rafael de Urbino. Están pintados en ella los ríos que fertilizan a Italia rodeados de espadañas, reclinándose sobre las urnas por donde vierten sus aguas. Forman las asas de esta hermosa vasija cuatro culebras enroscadas, tan primorosamente perfectas y naturales que motivaron las plumas de grandes ingenios para que celebrasen esta obra”].

Otro plato de extravagantísimo verniz y colores, hecho el año 1515”.

  

Narración de lo que le pasó a don Vincencio Juan de Lastanosa a 15 de octubre del año 1662 con un religioso docto y grave (Hispanic Society of America, manuscrito B-2424, f. 52r.-79v.):

Libros de pintura (f. 56)

“De la Pintura, entre otros tratados tengo a Alberto Durero, que escribió de la Simmetria, a George Vasari (en el margen se ha añadido: “Firenze 1588”), a Leonardo de Vinci. De la Estatuaria a Leon Baptista Alberti (en el margen: “Paris 1651”), a Vincencio Carducho (en el margen: “Madrid 1633”)”.


Listado de sus pinturas (f. 76-77)

"Las pinturas son:

Una Lucrecia del Ticiano.

Una Historia de José y Putifar de Rubens. Es copia.

Un baño de Diana de Bartolomé Espranger. Es original.

Muchas láminas en rame o arambre, en pizarra y ágatas.

Un Baco de Cara[ba]cho.

Unos jugadores de Michel Angelo Carabacho.

Una Susana y los viejos de Rubens. Es copia.

Un Cupido de Lucas Candiaso.

Un Júpiter con la Ninfa Ío de Micer Paulo [Paulo Schepers].

Una Santa Cecilia.

Dos tablas de las Vírgenes prudentes de Ribalta.

Del mismo, dos lienzos de un David y san Cristóbal.

Cuatro países de Paulo Sbril.

Algunas flores de Camillo.

Dos tablas de Mario Niflora.

Un cuadro grande del abajamiento de la cruz de Jusepe Ribera.

Del mismo, un san Bartolomé del natural, lienzo grande.

Una Danae del natural, lienzo grande.

Un san Francisco del mismo tamaño.

Un san Jerónimo medio cuerpo.

Doce Filósofos de más de medio cuerpo.

Dos lienzos muy grandes de Roma y Nápoles.

De una Lucrecia en tabla de Alberto.

Un país en tabla de Luca de Landa.

Dos testas de Jusepe Ribera.

Un Baco con otro muchacho de (en blanco).

Un esquizo del Rey de Francia de Chapron.

Dos niños de Tintoreto.

Dos niños de Micer Pablo.

Una Fortuna del Espadarino.

Un Apolo y las Musas.

Muchos países de los siguientes autores: Paulo Sbril. Cristóbal de Vargas [en realidad, Luis de Vargas], sevillano. Collantes. Pedro Rente. Pedro Urzanqui. Miguel de San Juan. Y de otros pintores inferiores, así de Italia como de Francia, muchos cuadros de santos, de hombres y mujeres insignes, de países, de batallas, historias y fábulas”.


Oratorio con cuadro de Guido Reni -o Guido de Bolonia-
(f. 76)

“Un oratorio con un cuadro de la Virgen, Niño, San José y Ángeles de Guido de Bolonia, es copia pero de excelente mano”.



Juan Francisco Andrés de Uztarroz, Descripción del palacio y los jardines de Vincencio Juan de Lastanosa (Hispanic Society of America, manuscrito B-2424, f. 24r.-51v.):


Camarín del primer descanso de la escalera
(f. 25 y 26-27)

“En el primer descanso de la escalera principal está un camarín cuadrado que recibe luz por una reja balcón, adornado el ventanaje de vidrieras pintadas con excelente gusto. Ilustrase esta pieza con superiores pinturas de Lucas de Landa, de Micer Pablo, del Espaderino, de Collantes, de Rafael Pertús, de Vestart mallorquín, de Vargas sevillano, Pedro Urzanqui y de otros muchos antiguos y modernos”.

“Hay una grande urna de barro, labrada en la ciudad de Urbino y pintada en la oficina del famoso Rafael de Urbino. Están pintados en ella los ríos que fertilizan a Italia rodeadosde espadañas, reclinándose sobre las urnas por donde vierten sus aguas. Forman las asas de esta hermosa vasija cuatro culebras enroscadas, tan primorosamente perfectas y naturales que motivaron las plumas de grandes ingenios para que celebrasen esta obra” (los “grandes ingenios” que celebraron esta “urna” fueron Francisco Latorre y Manuel Salinas. En el mismo manuscrito de la Hispanic Society of America (B-2424) del que forma parte la Descripción de Andrés de Uztarroz hay, en efecto, tres sonetos de ambos poetas (f. 143-145) dedicados a cantar “una bellísima jarra que tiene en su camarín don Vincencio Juan de Lastanosa de mano de Rafael de Urbino”, y en especial las culebras representadas en sus asas).


Entresuelos (f. 28)

“Por la escalera que está en el patio en uno de sus ángulos se sube a un entresuelo de piezas capaces y alegres por su mucha luz, las cuales están adornadas de pinturas divinas, de retratos de países, fábulas e historias de mano de Rafael de Urbino, de Jusepe Ribera, llamado en Nápoles el Españoleto, de Jusepe Martínez, pintor de Su Majestad, de Rafael Pertus, de Pedro Urzanqui, de [en blanco] Vargas, sevillano, de Miguel de San Juan y de Alberto Durero”.

“El otro entresuelo que corresponde a este se admira con el mismo adorno y hermosura que el que se ha referido”.


Cuarto bajo. Representación de la Justicia
(f. 28)

“En la segunda pieza hay un lienzo de treinta palmos de largo y veinte de alto, pintada en él una emblema de la Justicia, hermoseada con un país amenísimo, y todo el cuadro con una orla de arquitectura fingida de oro con niños, pájaros, frutas, tarjones, vichas, sátiros y brutos, con tanta perfección delineado cuanto en él hay que pudiera servir de ejemplar en cualquier Academia de los profesores de la Pintura. Costó en Venecia tres mil reales”.


Salón de retratos (f. 29-31)

“Por enfrente de la escalera se entra a una sala de cincuenta y ocho palmos de largo, treinta de ancho y treinta y dos de alto. Tiene ventanas con vidrieras al Coso. Adornase esta pieza con retratos de algunos de los héroes de la familia de Lastanosa, en esta disposición. En la testera principal hay una puerta grande que franquea la entrada a otro cuarto. Sobre ella está un lienzo prolongado con el Rey David tocando el arpa y un coro de niños que, enlazados de las manos danzando, parece que solemnizan su armonía. Y en correspondencia de esta pintura, en la misma testera hay un retrato de don Pedro de Lastanosa, vestido del traje y paños de oro que usaban en el tiempo que vivía. Tiene a los pies esta inscripción:

PETRUS LASTANOSA INFANCIO IN LOCO / de Calavera natus, ex Constanza Ferrer de Busque / tes eius uxore Raimundum ac Petrum filios / procreavit. Camerarium ac negotiorum generalem / exactionum Serenissimi Infantis Don Petri primi / Ripacurtiae ac Ampuriarum Comitis, Regis Jacobi /[f. 29v.] II filii, Regis Alphonsi fratris, ac Petri IIII avunculi, / usque ad extremum vitae spiritum exercuit. Qui quidem / Serenissimus Infans, ingenuitate Petri patefacta clarita / tem agnovit. Quartusque Rex Petrus ipso condecora / vit privilegio. Obiit 25 Januarii Anno M.CCC.LXXI, / ac in Parrochiali de Calavera iacet.

Después de este retrato se sigue el de don Juan de Lastanosa, a quien deben mucho los de esta familia por la atención que tuvo a la casa de su hermano don Pedro de Lastanosa en el tiempo que se empleó en servicio del Rey don Pedro su señor, cuya inscripción dice así:

DON IOANNES DE LASTANOSA, Petri Camerarii In / fantis frater. In Cathaloniae Principatu de Villabeltran / Abbas. Vir herde insignis, amborumque fratrum gloriosa di / rectione, in Joannis Abbatia Jacobi II coniugium vires / habuit.

El retrato de Juan Luis Lastanosa está armado de todas armas. En la mano izquierda tiene una lanza. La derecha descansa sobre un bufete en que se ve una cédula. La inscripción dice de esta suerte:

IOANNES LUDOVICUS LASTANOSA INFANCIO / ab neptis Petri [pronepos] Montisoni natus, Oscae uxo /[f. 30r.] rem MARIAM CORTES ET CLARAMONTE duxit, / quorum fuere liberi IOANNES LASTANOSA qui cum / dompna Agnete de Arnedo et Vargas contraxit, PE / TRUS LASTANOSA in Sacra Theologia et in utroque / Iure Doctor, Praepositus et Canonicus Cathedralis Oscen / sis, ANNA LASTANOSA Petri Iriarte uxor et BEA / TRIX LASTANOSA, cum Hieronymo Climent coniu / gata. Ob praeclara ipsius facinora in Germania inferio / ri, et signanter in Gravelingues personaliter duobusque per eum militibus equestris et sex pedestris solutis. Philip / pus II illum militem creavit, ac privilegium ei et poste / ris concessit. Obiit Oscae anno 1574. Iacet in caenobio Sancti Dominici in capella vulgo apellata de los Corteses.

Siguese otro retrato de don Diego de Arnedo, obispo de Huesca, cuyas prendas celebran don Juan Agustín de Funes y Francisco Diego de Aínsa, en cuyo lienzo se lee esta inscripción [la inscripción no figura en el manuscrito].

Adornan asimismo este salón los retratos de don Vincencio Juan de Lastanosa y de su mujer doña Catalina Gastón y Guzmán, en los cuales se leen estas inscripciones:

DON VINCENCIUS IOANNES DE LASTANOSA EQUES ac infancio in urbe Oscensi 25 Februarii 1607 natus, eiusdemque urbis civis, cum civili ac criminali iurisdictione in Figueruelas absolutus dominus, cum D. Catherina Gaston et Guzman coniugatus. Qui a Philippo Castellae IIII et Aragonum III ad curias Barbastri celebrandas speciali ac regia cum fuisset vocatus epistola ibi asistens. Postea ingenuitatem eius verissimam proprietatem in lucem edidit, ac iudicialiter pronunciatam obtinuit secundo die Marcii Anno 1628.

La otra inscripción, en pocos renglones cifra lo más memorable de los progresos de la vida de doña Catalina Gastón y Guzmán, cuyo tenor dice así:

D. CATHARINA DE GASTON et GUZMAN, Hispali 9 Januarii 1612 nata, mirabili virtute insignita ac singulari decorata pulchritudine, cum Vincentio Joanne de Lastanosa 23 Octobris 1625 contraxit, et in mense Junii 1636, et ipsius aetatis anno 23, sex viscerum fulgent partes, apparent liberi.

Ennoblecen esta misma pieza diferentes pinturas de singular estudio. En una se ve Apolo con las nueve Musas con sus instrumentos músicos, que muestra en la valentía y hermosura ser obra del famoso [en blanco]. En otra se admira el amanecer en un país de Collantes, y le corresponde una ruina del mismo tamaño, que dice en la belleza del colorido haberla pintado Pedro Urzanqui. Y últimamente hay un gran lienzo donde está un escudo con las armas de Lastanosa, y en los timbres del follaje que se derivan de la celada hay revueltos unos ramos de laurel, y asidos a ellos ocho escudos nobles que representan las armas de las familias que por el lazo estrecho del matrimonio han ilustrado esta casa. Por cimera en la celada hay una calavera, que brota por las concavidades de los ojos dos ramos de laurel que la coronan las sienes con esta letra: HUC USQUE ET INDE CEPIT. Habiendo inventado los griegos y romanos poner cimeras horribles sobre sus yelmos y capacetes para hacerse mas formidables a sus enemigos, los de esta familia pusieron la misma Muerte, considerando no haber monstruo que pueda causar mayor miedo y horror que esta pintura, aludiendo también en ella el haber estado su palacio solariego muchos años en el lugar de Calavera, cuyas armas eran estas. Añadieron a este emblema la letra que se sigue: La más segura nobleza / es la que el fin no acabó, / antes en él comenzó”.


Habitación con pinturas (f. 32)

“De esta pieza se pasa a otra que tiene al mediodía dos ventanas con vidrieras. Hacela hermosa y digna de admiración una tapicería de lo mas primoroso que se tejió en Flandes en estofa, dibujo y colorido, tanto que muchos la han juzgado por pintura. Lo que contienen estos races son los Encantos de Celidonia. Las cenefas de estos paños son pavonadas o moradas. Están adornadas de tulipanes, rosas, frutas, y en ellas se ha visto verificada la contienda de Ceusis y [en blanco], pues en un mismo día llegó un pavo real a picar unas uvas y lloró un niño porque no se las daban.

Hay asimismo en esta pieza algunas pinturas sagradas y profanas. Sobre la puerta por donde se entra en otra cuadra hay un cuadro de la Santa Madre Teresa de Jesús, con marco dorado, donde se ve aquella esclarecida doctora desmayada en los brazos de un ángel, hiriéndola un serafín con una flecha de fuego. Entre dos ventanas hay una Lucrecia que con un puñal se hiere el pecho y venga la injuria hecha a Colatino. Debajo de estas ventanas hay un lienzo grande con una cenefa a imitación de las que tiene la tapicería de la misma pieza, y está pintado en él Cleopatra, que temerosa de no ser triunfo de César alimenta dos áspides en sus pechos. Sobre otra puerta hay un retrato de doña Juana Navarra y Rocafull, Vizcondesa de Torresecas”.


Lámina de San Esteban
(f. 34)

“Una lámina del martirio de San Esteban de admirable pincel, con moldura de plata, con friso, pulseras, remate, colgantes y mascarones de bronce dorado”.


Lámina del Nacimiento pintada en ágata
(f. 35)

“Hay a la cabecera de la cama una lámina del Nacimiento de Cristo Nuestro Redentor pintado en ágata, siendo parte de la pintura lo natural de la piedra, con guarnición de ébano”.


Galería de pinturas (f. 35-37)

“Por el ángulo opuesto al que ocupa la cama se entra a una galería que corre desde el mediodía al septentrión. Está rasgada por la parte de mediodía con cuatro balcones de hierro [se trata, posiblemente, de un error; los cuatro balcones debían abrirse al este]. Las ventanas, cubiertas de hojas de Flandes, y lo alto de ellas con vidrieras pintadas, testas de buen dibujo y colorido.

La parte que se opone a esta tiene dos puertas que dan entrada a dos piezas. Por una ventana grande se descubre por ella un balcón que cae al campo y otro que sale al Coso, y a la misma semejanza todos los demás balcones de la casa tienen la misma correspondencia. La otra testera opuesta a la que se refirió tiene una puerta por donde se ha de entrar a una galería que se ha de labrar sobre el jardín de oriente a poniente.

Sobre la primera puerta por donde se entró hay una alacena larga adornada de vidros, bolas hechas de espejo y dos niños de escultura. Sobre el primer balcón de mano izquierda, la Parábola de las Vírgenes prudentes, pintada en tabla con guarnición de negro y oro. Siguese un cuadro grande de mano de Carabacho, en que está pintado Baco desnudo, con guarnición de negro y oro. Antes de llegar al otro balcón hay un cuadro grande de Susana desnuda para entrar en el baño y los viejos, colorida con tan buen arte que en todas las figuras se conocen los afectos. Es lienzo de mucha estimación y belleza. Tiene la misma guarnición que los demás.

Sobre el segundo balcón hay un Cupido de blanco y negro que huye y deja en la cama a Psiques, con guarnición de oro y negro. A este le sigue el triunfo de David con la cabeza del gigante Goliat sobre una espada, y las damas de Jerusalén cantando la gala. Es obra de valiente pincel, delineado de un dibujo y estampa de Lucas de Landa. Correspondiente a este hay una imagen de san Cristóbal, de la misma mano.

En lo alto del balcón tercero se ve un país de blanco y negro con guarnición de negro y oro. En este y el ultimo balcón hay un cuadro de la fábula de Júpiter y Calixto, él en hábito de Diana, quitada la mascarilla, proponiéndole a Calixto sus deseos, y unos Cupidillos en el aire disparando flechas. Es obra de Micer Pablo. Hay asimismo otra Parábola de las Vírgenes prudentes en tabla, con marco negro y dorado.

Sobre la puerta que se sigue se ve a san Antonio Abad y una ciudad lejos ardiendo, con marco de negro y oro. Sobre la puerta opuesta al último balcón hay dos niños muy fatigados por encender una vela, y ambos están pintados a la luz que dispensa la antorcha. Guarnece este cuadro el adorno de los demás, y en la manera de la pintura se conoce que es de mano de Tintoreto. A este cuadro se sigue otro de santa Cecilia, que tiene un libro de canto en las manos y algunos ángeles en su contorno con instrumentos músicos, con guarnición negra y perfiles de oro.

Sobre la puerta opuesta al tercer balcón hay un Cupido descansando sobre el arco y aljaba, de mano de Lucas Candasio, guarnecido como los demás. A este sigue otro de Michael Angelo Carabacho, de figuras enteras del tamaño del natural, que sobre el juego se hieren, con guarnición de oro y negro”.

“Hay algunos barros y fruteros, salvillas, platos y urnas de excelente y primoroso colorido que igualan a las porcelanas de oro modernas, y en el dibujo las exceden, por ser de Rafael de Urbino y de su contemporáneo Ros Florentino”


Pieza con retratos y bustos de emperadores (f. 38)

“Del primer recibidor se entra en otro cuarto, cuya primera pieza está adornada de pinceles y testas de los doce Emperadores, mapas y diversas fábulas e historias de estuco dorado. En esta hay un escritorio de blanco y negro adornado con vidros, una lámina grande de la Anunciación pintada en ágata, guarnecida en ébano, y un espejo con marco de oro, una alcoba adornada de races, cama de verde y oro con paramento verde”.


Oratorio o capilla (f. 38-39)

“Una puerta con frontispicio y columnas fingidas de jaspe, con dos medias puertas, y en ellas están pintadas las imágenes de los invencibles mártires san Lorenzo y san Vicente. Abiertas se ve un oratorio algo más largo que ancho”.

“La arquitectura del retablo es de orden corintia, dorado y colorida. La pintura es invención de Guido Bolonés. La historia se compone de la Virgen empañando al dulcísimo Niño Jesús, San José, un ángel que hace llegar a San Juan Niño, y otro ángel que corona a la Virgen”.


Sagrada Familia y San Juan (f. 39)

“Un cuadro grande de la Virgen con el Niño Jesús, San José y San Juan, con marco de oro”.


Biblioteca -retratos de Homero y Séneca-
(f. 39-40)

“Por esta [pieza] se entra a otra capacísima, sobre cuya puerta está el retrato de Homero”.

“Los adornos de esta pieza son: sobre la puerta, un retrato de Séneca”.


Pinturas en el jardín (f. 48)

“En la puerta del jardín hay pintadas dos figuras mayores que el natural, la una representa a Vertuno y la otra a Flora, las cuales tienden los brazos sobre la puerta para sustentar un festón que contiene esta redondilla:

Logren de las flores mías / los ojos y las narices /
la fragancia y los matices / pero no manos arpías



“Al lado del jardín corre una calle cubierta de parras y adornada de diversos árboles y plantas, y remata en tres puertas. La principal da entrada a una huerta, hay una pintura de blanco y rojo de Júpiter con el águila y Juno con los pavos. La puerta de mano derecha en lo alto tiene a Neptuno a caballo en un tritón, y entrase por ella a una plaza algo prolongada, que tiene de largo [en blanco] palmos y de ancho [en blanco]. Está rodeada de varias oficinas para las administraciones y beneficio de las aves, desde el pavo real hasta la gallina ordinaria. Sobre la tercera puerta, que es una oficina muy necesaria, se ve pintada el ave Ibis, mostrando a los que la miran el albañar de las viandas”.

imprimir

volver   
  Instituto de Estudios Altoaragoneses                               Tel: 974 294 120                               lastanosa@iea.es