.. realizar la busqueda ..
 
Inicio  > Vincencio Juan de Lastanosa > Museo           
 
  Enlaces de Interés
Instituto de Estudios Altoaragoneses Lastanosa
imprimir
MUSEO

 

Hace cuatro siglos, obras de arte, libros, antigüedades y toda clase de objetos singulares afluían a la ciudad de Huesca desde los lugares más lejanos. De África vino un colmillo de elefante, ricamente decorado. De América, ídolos indios. De Asia, catanas tártaras y chinas. Libros impresos en treinta ciudades europeas, sin contar las españolas, engrosaban una biblioteca que guardaba retratos y efigies de Homero, Séneca, el dios Apolo y las nueve Musas. Mapas de continentes, países y ciudades, impresos en Francia y Holanda. Instrumentos recién inventados, como el telescopio, que revolucionaban por entonces nuestra forma de ver el mundo. De Francia e Italia llegaron semillas de tulipanes y otras plantas, para ornamentar los jardines más fascinantes de la historia de la ciudad. No faltaban cuadros atribuidos a los pintores más célebres de Europa, como Tiziano, Durero, Caravaggio, Ribera o Tintoretto. Las monedas, por miles, tanto antiguas como medievales. En las colecciones lastanosinas se encontraban también copias de grandes obras escultóricas de la Antigüedad, como el Laocoonte, la estatua ecuestre de Marco Aurelio o los relieves de la columna Trajana. Al palacio del Coso, en fin, habían venido huesos fósiles, que se atribuían a gigantes, procedentes del Moncayo, y una estalactita y otras piedras salidas de cuevas de las sierras oscenses.

Vincencio Juan de Lastanosa, un apasionado coleccionista y mecenas, un hombre universal interesado en los más diversos campos del saber (historia, literatura, ciencia...), fue quien reunió en la Huesca del siglo XVII tan asombroso museo.

 

Un coleccionista europeo

Un destacado rasgo de la vida cultural en la Europa de los siglos XVI y XVII fue la creación de grandes colecciones universalistas y eclécticas, formadas por toda clase de objetos, verdaderos microcosmos que trataban de reunir un compendio lo más completo posible de las realizaciones humanas y naturales. Estas colecciones, conocidas como Cámaras de Maravillas o Gabinetes de Curiosidades, son uno de los orígenes de los museos modernos.

El museo de Vincencio Juan de Lastanosa se inscribe plenamente en este fenómeno europeo. Lastanosa, sin salir demasiado de Huesca, supo mantenerse en contacto con otros eruditos y coleccionistas de Europa. En Francia, por ejemplo, fueron especialmente estrechas sus relaciones con Francisco Filhol, un clérigo de Toulouse que había reunido un museo similar al suyo. En Italia, Lastanosa intercambió correspondencia con el célebre jesuita alemán Athanasius Kircher.

Como buen Gabinete de Curiosidades, el museo de Lastanosa lo abarcaba prácticamente todo. No obstante, hubo algunas materias que interesaron especialmente al mecenas oscense: la numismática, tema sobre el que publicó dos libros; los camafeos y piedras preciosas, de los que escribió también un detallado tratado, por desgracia perdido; y la alquimia, especialmente con fines medicinales.

Las colecciones lastanosinas, como era frecuente en casos semejantes, se dispersaron tras la muerte de su creador, y hoy apenas queda nada de ellas en Huesca.


En esta sección podrá encontrar información detallada, que incluye transcripciones de las principales descripciones y fuentes documentales conservadas y reproducción en pdf de los artículos y monografías más recientes, sobre los siguientes aspectos relacionados con el museo reunido por Vincencio Juan de Lastanosa en la Huesca del siglo XVII:

Pinturas
Esculturas
Grabados
Monedas y medallas
Piedras preciosas
Antigüedades y arqueología
Mapas y libros de geografía
Objetos exóticos
Instrumentos científicos
Animales, fósiles y prodigios naturales
Alquimia
Música
Armas
Escritorios

 

 

imprimir

volver   
  Instituto de Estudios Altoaragoneses                               Tel: 974 294 120                               lastanosa@iea.es